• Agencia STM - Agencia de comunicación

    Un aliado para crecer

    Contribuir a la relación efectiva de empresas y entidades

    con sus diferentes públicos apoyados en la herramienta

    más poderosa: La comunicación

Renuncio a la tecnologia... mal usada

Fecha: 2018/05/17

Autor: Juan Carlos Yepes

Renuncio a la tecnologia... mal usada

#TecnologiaBienUsada. Me declaro un adicto a la tecnología, Pero solo hasta hoy.
A partir de este momento asumo compromisos que me permitirán tomar control sobre la tecnología y utilizarla a mi favor y no al contrario, como me solía suceder. Gran parte de mi día convivo con estos equipos: este portátil, una tablet, el celular, el equipo en el que editamos los videos y hasta un reloj que se comunica con todos ellos. Confieso que en una jornada normal interactuo por lo menos cincuenta veces con estos equipos, de manera casi obsesiva. Así que hoy me libero y tomo las siguientes decisiones:

1. Siempre que esté hablando con otras personas, mi atención estará centrada en ellos y no en ningun equipo. Así que el celular no estará en la mesa cuando esté en reuniones. Igual medida la tomaré a la hora de consumir mis alimentos, esté solo o acompañados, pues un desayuno, un almuerzo o una cena son un ritual de amor a mi mismo y a los demás. También excluiré el celular a la hora de divertirme con mis amigos, sea un cine, un restaurante o un bar.

2. Cuando vaya en mi vehículo solo utilizaré los sistemas GPS que me indican la mejor ruta para llegar a mi destino, pero me comprometo a no chatear dentro del carro porque se constituye en un peligro para mí y para los demás.

3. Me comprometo a desactivar todo tipo de notificaciones en la noche y a sacar los equipos electrónicos de mi habitación para dormir muy bien y recargar energías como debe ser.

4. Desde este momento reduciré el tiempo que permanezco conectado a internet y determinaré horas precisas para leer mi correo electrónico y publicar y consultar mis redes sociales, que son importante para mi marca personal y la de mi empresa, pero deben ser usadas racionalmente. Me apoyaré en herramientas de tecnología para hacer publicaciones automáticas cuando sea necesario. Y finalmente, acepto el pacto de Mafe, lo llamo así porque me lo propuso mi pequeña hija de 11 años, y consiste en que los fines de semana ni ella ni yo usamos tecnología. Y eso nos da espacio para compartir otras actividades físicas, como el deporte (ahora estamos super aficionados al baloncesto) y los juegos de mesa, entre otros.